¿Que hay en un nombre? Cuando se trata de un negocio, todo. Aparece en tus tarjetas de presentación, en tu imagen corporativa y en la placa del nombre fuera de tu negocio – fin de la historia.

Además el nombre que elijes cuando inicias, es el escaparate a los clientes de todo el mundo que determinarán el grado en que te pueden encontrar en línea.

Hace casi un año empecé a pensar en el nombre de una start-up de relaciones públicas y de marketing de negocios. Lo que pensé que sería un proceso sencillo resultó ser algo mucho más complicado de lo que imaginaba. Como cualquier otra persona que lo ha hecho te dirá, que como originalmente quieres llamar a tu empresa y el nombre que le terminas poniendo con probabilidad serán dos cosas completamente diferentes.

Entonces, ¿cómo puedo hacerlo? Y lo que debes estar pensando en: ¿cuando se hace la elección de un nombre? Estos son los cuatro pasos que he pasado que creo que cada emprendedor debe pensar.

1. Piensa bien sobre el tipo de nombre que deseas

Cuando se llega a esto sólo hay unas pocas categorías para de nombre de la empresa. Primero viene el “apellido y apellido” o el nombre de lugar que se quiere llegar, en segundo lugar están el formado por nombres y luego tienes los nombres más sugerentes de objetos cotidianos (naranja o manzana).

El tipo de nombre que se elija reflejará el tipo de negocio que eres. El nombre de las marcas tradicionales donde quieren transmitir esa impresión como para apoyarse en la herencia de los apellidos o nombres de lugares, mientras que las marcas desafiantes como Virgin van por los nombres más audaces que se basan en el significado de la palabra elegida.

Piensa acerca de los nombres de las empresas que por lo general estarás compitiendo y piensa en cómo tus clientes se sienten acerca de la utilización de tu nombre con la posibilidad de decidir qué tipo de marca deseas y desde allí puedes construir tu lista de nombres.

2. Comprueba el nombre en el registro de propiedad industrial

El siguiente paso para el proceso de nombramiento debe ser el servicio web del Instituto Mexicano de Propiedad Industrial (en el caso de México), donde se comprueba si los nombres que has elegido para tu empresa ya están tomados o no.

Con esta etapa del proceso es probable que reduzcas gradualmente la distancia a encontrar un nombre.

3. Comprueba que el nombre del dominio está disponible

Una vez que tengas esa breve lista de nombres, es necesario comprobar que se puede obtener un sitio web que vaya más o menos en línea con el nombre de la empresa.

Esta etapa del proceso puede ser bastante difícil. Para las empresas mexicanas que operan en México comúnmente tienen el dominio: www.elnombredetuempresa.com.mx que es lo que sus clientes esperan ver. Es importante mencionar que existen más extensiones que el usual: .com

Si quieres sobresalir, usa una extensión que vaya acorde a tu negocio. Para una cafetería por ejemplo usa el .cafe.

También querrás dar de alta diversas variantes del nombre. Escribe ‘disponibilidad de nombres de dominio’ en tu motor de búsqueda y encontrarás una serie de sitios que donde se puede hacer esto.

4. Busca en línea tu lista de nombres

El último control que necesitas llevar a cabo, es asegurarte de que al escribir los términos de búsqueda para tu negocio como “Tarjetas de felicitación” que ninguno de tus competidores aparezcan igual que el nombre de tu negocio. Además que no haya links con marcas dudosas – te sorprenderás de lo que se puede encontrar- y que no haya productos o servicios pertenecientes a otras personas que tengan el nombre que ya has elegido.

Redes Sociales

No olvides buscar el nombre de tu futura empresa en las redes sociales. Puedes fácilmente hacer una búsqueda en Facebook, Twitter, LinkedIn, etc. si un nombre como el tuyo ya está registrado. Es importante mantener una coherencia entre tu dominio y el nombre, para que tus clientes te puedan buscar y reconocer de un modo más fácil.

Una vez que hayas pasado por estos pasos, estás bastante listo para seguir adelante y elegir tu nombre definitivo.

También se puede comprobar esto con los clientes potenciales y amigos para hacerse una idea de si el nombre está atractivo, pero recuerda que no a todo el mundo le va a encantar.

Tan pronto como te hayas decidido, hay que recordar que el nombre de dominio es tan importante como el nombre de la empresa por lo que debes obtener este registro con la mayor rapidez posible.

¿Y para ti, cuál sido tu experiencia en este importante paso para tu start-up?