El arte de la dilación – Tener una agenda y gozar de tiempo para ti

  5 min.
9
El arte de la dilación - Tener una agenda y gozar de tiempo para ti | Emprendedor.Digital
El arte de la dilación - Tener una agenda y gozar de tiempo para ti | Emprendedor.Digital

Independiente a la generación a la que pertenezcas o la cultura de trabajo y realización que tengas; de manera general, acostumbramos justificar objetivos no logrados. En este artículo, más que darle sentido a la psicología del que procrastina (acción o hábito de postergar actividades o situaciones que deben atenderse), comparto algunas herramientas útiles para la realización de proyectos de acuerdo a tus capacidades personales, sociales y profesionales. Eso sí, con honestidad y sin justificar el fracaso.

Decir no, es positivo

Vivimos una era paradójica en la que el tiempo es valioso en la red, pero se ha depreciado en la vida de las personas. “Queremos hacer el comentario sobre el trending topic, queremos ser parte de”. La respuesta inmediata del otro, solo por poseer un teléfono inteligente e internet, parece ser obligatoria. Pero ¿qué pasa con nuestros compromisos sociales? ¿Cuántas veces has ido puntual a una comida con amigos? ¿Cuántos de ellos llegan a la hora requerida? ¿Por qué sucede esto? La respuesta es sencilla. Pocos somos capaces de decir no, y otros tantos no son capaces de aceptar una respuesta negativa sin pedir una explicación.

Respondiendo desde lo personal, lo sencillo para mí era decir “no puedo llegar a esa comida” lo complicado es mi falta de agenda, lo que nos lleva al siguiente punto.

La agenda profesional debe empatar la personal

Estamos envueltos en trabajo, proyectos personales y redes sociales; poco a poco rompemos el paradigma de las horas “silla” y proponemos productividad-resultados a cambio de “libertad”. Sin embargo, no todos tienen (tenemos) esa suerte, no todos podemos trabajar en varios proyectos y acomodar nuestros horarios permitiendo tener una vida que se acerque a nuestros ideales.

Mi agenda está programada con una semana de anticipación como mínimo; ya sé que el sábado iré a comer con mis amigos después del diplomado y también quiero descansar un par de horas el mismo día. Al momento de aceptar la invitación entiendo que hay un margen de dos horas entre la salida del diplomado y la comida. La verdad es que  quiero descansar un poco antes de ir a socializar, entonces puedo hacer un cálculo con base en mi agenda. La realidad es que tengo una hora para descansar en mi casa. ¿Es suficiente? Respondiendo a esa necesidad puedo aceptar o rechazar cualquier evento.