bluf y blof, mejor que bluff

  1
2

Bluf y blof son las adaptaciones gráficas del anglicismo bluff, por lo que se recomienda evitar el extranjerismo.

Bluf, término procedente del inglés, está recogido en el Diccionario de la lengua española con los significados de ‘montaje propagandístico destinado a crear un prestigio que posteriormente se revela falso’, ‘persona o cosa revestida de un prestigio falto de fundamento’ y ‘fanfarronada, acción intimidatoria hecha por quien no cuenta con los medios para cumplir su amenaza’.

Asimismo, el Diccionario de americanismos, de la Asociación de Academias de la Lengua Española, incluye la forma blof, también válida, y derivados como blofear, blofeador, blofero y blofista.

Por tanto, en frases como «Cómo saber si una empresa es sólida o un bluff», lo adecuado habría sido escribir «Cómo saber si una empresa es sólida o un bluf/blof».

En algunos países de América se atestiguan otros usos, como blef, en Argentina, o blofe, recogido en el Diccionario del español dominicano.

Cabe recordar, además, que existen otras voces españolas, como mentira, montaje, invento, engaño o similares, equivalentes a esta adaptación de este extranjerismo.