Actualmente la situación en que vivimos se ha tornado en todo un reto que afrontar, sobre todo en lo que al plano económico se refiere y si bien, los problemas relacionados con la economía han impactado en diversas naciones y empresas dejándonos diversos tipos de crisis, siempre existe la posibilidad de aprovechar la crisis como una etapa para mejorar y crecer y no dejarnos vencer por lo que, en lugar de tirar la toalla antes de tiempo puedes conocer algunos consejos que puedes utilizar para  hacer crecer tu negocio en una crisis económica.

Sin embargo, es relevante no entrar en pánico ante una crisis; pues aunque parezca cliché, las crisis significan, en cierta forma, se trata de una oportunidad más que una amenaza y debemos asumirla como tal.

La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países porque la crisis trae progresos.  Albert Einstein.

 

 

1. Tip #1:

En primer instancia con respecto a las finanzas personales, debemos cuidar mucho en que gastamos nuestro ingreso, evitando destinar los recursos en compras innecesarias y en la medida de los posible evitar el gasto hormiga. En época donde se avecina una crisis, es importante vigilar los compromisos económicos y evitar endeudarse particularmente con los créditos al consumo.

2. Tip #2:

Desde el punto de vista de empleado o inclusive emprendedor, la situación se complica dado que se deberá invertir un monto mayor al gasto corriente, y es muy probable que los próximos días tengamos que ajustarnos el cinturón para hacer frente a un panorama incierto y que debemos adaptarnos conforme pasen los días, naturalmente bajo esta premisa es necesario cuidar nuestro empleo, contribuyendo productivamente a la empresa donde colaboramos.

Los siete demonios del emprendimiento en México

3. Tip #3:

Es relevante poner atención en lo estrictamente necesario, vigilando con lupa las inversiones, minimizando los gastos y erradicar los reprocesos (eliminar grasa, sin cortar músculo), enfocarse en la productividad rentable y por supuesto, sin descuidar al cliente. En este tipo de situaciones y aunque suene contradictorio, la mejor inversión que puede hacer una organización, es en su gente.

A final de cuentas, los colaboradores representan el producto o servicio y son la cara al cliente. Ellos son el verdadero cambio hacia ecosistemas más eficientes y rentables, siendo la clave para reenfocar su estrategia en modelos colaborativos. Algunas empresas ante la crisis se contraen y buscan a toda costa deshacerse de empleados (recortar la nómina, es lo más fácil) pero a la larga esto se puede volver más costoso por donde se mire.

Empezar tu negocio con (casi) nada de dinero

4. Tip #4:

Tanto los empleados como los emprendedores o las empresas consolidadas deben estar comprometidos con sus respectivas responsabilidades para minimizar el impacto negativo, pero es evidente que en el camino más de uno “salta del barco”, por un lado los empresarios que pierden total confianza y se envuelven en su burbuja, haciéndose pequeños, recortando cualquier tipo de gasto, particularmente plazas (que más tarde, cuando se recuperen, volverán a contratar) porque en cualquier caso ven la nómina como un gasto y no como una inversión (inclusive contablemente, así es).

Por otro lado, están los emprendedores que abandonan su proyectos por miedo al fracaso y finalmente los empleados que al ver una situación apremiante o de crisis, se paralizan disminuyendo su productividad o se proponen salir de la organización, a través de búsquedas frenéticas en múltiples plataformas de bolsas de trabajo (como si se tratara de una situación exclusiva de la empresa en la que se encuentra). Sin embargo, no se trata de preocuparse si no de ocuparse. Una máxima anónima dice:

En tiempos de crisis, sobresalen los verdaderos líderes

 

5. Tip #5:

Hablar del progreso a partir de economía en crisis, nos invita a descubrir nuestra capacidad de superar períodos de dolor emocional y situaciones adversas que poseemos como sociedad, de tal forma que nos reinventemos para dar lo mejor de nosotros ya sea como empresa, sociedad, o persona y enfocarnos en las cualidades y capacidades que nos ayuden a superar las piedras en el camino, en vez de entrar en pánico. Finalmente, el mejor consejo es:

“cuidemos nuestros ingresos y vigilemos con lupa los egresos” porque las crisis van y vienen, lo relevante es el “cómo” las afrontamos.