Los cambios son parte de tu camino como emprendedor. Conforme vayas avanzando habrá modificaciones en tu producto o servicio, tus estrategias, o quizá hasta en tu mercado. Pues el cambio forma parte del crecimiento de un negocio. Pero, hay algo a lo que debes prestar especial atención; tu equipo de trabajo.

El experto y autor de Liderando el cambio exitoso Greg Shea se dedica a ayudar a las empresas a lograr que sus cambios sean efectivos. Él menciona que estos fallan porque ignoran el comportamiento de las personas.

Como aprovechar una crisis económica para hacer crecer tu negocio

Las personas se comportan según el ambiente en el que estén. Por lo tanto, tu también debes ya sea adaptarte a el o modificarlo, o de lo contrario no lograrás progresar.

Esto es clave dentro de tu empresa. Debes conocer el comportamiento de tus empleados si quieres hacer que las cosas funcionen, así como también los factores del ambiente, pues éstos fomentan que actúen de cierta manera.

Cómo diseñar un modelo de negocio

Para que puedas detectarlos y hacer cambios efectivos a tu empresa te damos los siguientes consejos:

1. Visualiza la situación 

Al pensar en hacer un cambio elabora una escena a futuro. Imagina qué harán tus empleados. Es decir a quien pondrás a cargo de qué considerando sus habilidades y talentos, así como a los equipos de trabajo.

Puedes tanto hacer una sola escena así como varias dependiendo del tamaño del cambio, pues mientras más situaciones contemples mejor preparado estarás. Algunos comentan que si es algo complejo prefieren hacer distintas. Al respecto Shea comenta que si la que has hecho es muy detallada sobre cómo generar o modificar un comportamiento entonces es suficiente. No temas al cambio, pues si haz analizado con cuidado los detalles los cambios que hagas te podrán llevar a una mejorar y esto hará crecer a tu empresa o negocio.

2. Consúltalo con tu equipo 

Una vez que hayas terminado de elaborar tu escena reúnete con quienes están involucrados en el cambio, es decir quienes forman parte de el. Por ejemplo, si vas a modificar el empaque de tu producto debes hablar con sus diseñadores, productores y aquellos que estén involucrados en el proceso.

No se trata de simplemente decirles qué harán. Discute la percepción que tienen sobre la escena que creaste y pregúntales sobre si creen que es viable o no. Esto hará que el cambio sea aun más efectivo y también te dará una mayor claridad sobre qué hará quién para llevarlo a cabo, e incluso ellos podrían aportar nuevos métodos o ideas que mejoren aún más tu idea o proyecto de mejora.

3. Presta atención al ambiente laboral

El siguiente paso es el ambiente laboral. Para que el cambio pueda ser ejecutado es necesario que fomentes un ambiente en el que promuevas los comportamientos que deseas y evitar los que no. Puedes comenzar por modificar los espacios físicos y darles nuevas herramientas a tus empleados para comunicarse entre sí. No te olvides de los proyectos en equipo.

Una vez que comiences, no te olvides de tu escena. Utilízala para observar y analizar como van los cambios. Es tu guía, y no lo olvides;

El cambio es un proceso reiterativo.