Si bien, la retribución económica es un método para conseguir el engagement de los empleados, no es la única forma de poder conseguirlo si tomamos en cuenta que puede existir una correlación positiva entre el engagement (compromiso) de los empleados y el desempeño de sus funciones.

En la actualidad, a muchas empresas les resulta difícil entender que hoy en día los trabajadores ya no buscan únicamente cubrir sus necesidades económicas básicas con su trabajo, pues especialmente aquellos entre 25 y 40 años buscan algo más como: la realización personal, desarrollar sus inquietudes profesionales, encontrar la motivación que les permita explotar todas sus aptitudes y talento.

Ya no se conforman con un sueldo, un horario o un calendario de vacaciones. Quieren disfrutar y sentirse realizados en el desempeño de su actividad profesional

 

Según la opinión de Carme Castro, coach y socia de la empresa Kainova, aunque recibir un buen sueldo como reconocimiento por un buen trabajo realizado es muy importante, esto no debe ser una excusa para que una empresa renuncie al interés de captar y retener talento.

Un estudio de la organización redEmprendia muestra que existe una correlación positiva entre el engagement en el trabajo y el desempeño de los empleados. Pues según este estudio, si los directivos y responsables de recursos humanos  se centran en ello,

“puede fomentar la mejora del desempeño mas allá de lo alcanzable a través de un enfoque convencional sobre el rendimiento en sí”, concluye el estudio.

En este informe se comenta que los factores  que determinan el nivel de engagement son:

 

Características de la tarea

Es fundamental que los empleados puedan sentir que el hecho de que desempeñen sus respectivas tareas tiene un impacto significativo en los demás. Es decir, percibir que su trabajo tiene una utilidad concreta y visible.

Si pretendes mejorar este punto, ellos recomiendan:

Rediseñar los puestos: busca asignar tareas variadas que no suman al empleado en rutinas agotadoras o desmotivadoras. Pero sin exceder la variedad, pues no obstante se debe tener en cuenta que un alto grado de variedad de tareas también puede ser percibido como “hacer más trabajo”.

Construcción del puesto: Es lo que se conoce como ‘job crafting’, este método consiste en transformar el trabajo que tienen tus empleados por aquel que realmente querrían tener. En muchas ocasiones es cuestión de pequeños detalles la que mejora la percepción.

 

La congruencia de valores persona-organización

Poder lograr que los intereses de los trabajadores estén alineados a intereses de la empresa y que a su vez compartan los mismos valores es un gran logro de conseguirlo. Algunas de las propuestas del informe para conseguirlo son:

Prácticas de reclutamiento y selección: Esta actividad consiste en reclutar y seleccionar nuevos empleados cuyas creencias y valores se ajusten a los de tu empresa.

Cuanto mayor sea el esfuerzo de la selección inicial, menor será el esfuerzo en cuanto a prácticas de socialización.

Prácticas de socialización: Con ellas se pretende que los nuevos empleados adquieran conocimiento acerca de los valores, habilidades, conductas esperadas y conocimiento social esenciales para desempeñar su papel en la organización.

Aquellas de carácter informal como, por ejemplo, la transmisión de los valores y normas a través de un compañero y/o supervisores, suelen ser más eficaces que las formales.

El estilo de liderazgo transformador

Resulta muy útil que aquellos que poseen un rango de autoridad intermedio asuman un nuevo estilo de liderazgo que fomente una transformación positiva en la empresa.

Algunas recomendaciones con respecto a este punto son:

Formación: Realizar programas de intervención y formación para fomentar un estilo transformador entre los directivos de la empresa.

Selección y promoción: Detectar a los empleados que cuenten con rasgos relacionados con los comportamientos transformadores y que en su opinión sean aconsejables para asumir el puesto.

Entornos de colaboración: Generar entornos que incluyan y favorezcan el trabajo en equipo y la colaboración entre empleados, pues esto generará un ambiente más propicio para el surgimiento de perfiles con liderazgo transformador.

 

Apoyo a los empleados por parte de la organización

Que aquellos que trabajan y colaboran con tu empresa se sientan respaldados es un factor muy importante para generar engagement y estos son algunas formas de conseguirlo:

Programas de formación y desarrollo: Establecer programas para mejorar las capacidades del personal es una acción que te permitirá mejorar su percepción del apoyo recibido por parte de la empresa.

Reconocimiento organizativo: Realizar acciones en las que se reconozca el esfuerzo y desempeño del personal.

Justicia de procedimiento: Consiste en promover la percepción de equidad de los medios utilizados para determinar la cantidad y la distribución de los recursos entre los empleados.

 

Las autoevaluaciones clave

Es relevante que al momento de realizar el reclutamiento o el entrenamiento de los aspirantes tomes en cuenta su desempeño y habilidades. Por ejemplo,

Prácticas de reclutamiento y selección: En este tipo de actividades es muy importante tener en cuenta las autoevaluaciones clave de los participantes, es decir, que cada cual describa su valía y habilidades.

No obstante, el estudio advierte de la tendencia de los aspirantes a inflar sus puntuaciones en los rasgos de personalidad positivos, por lo que se recomienda tener en cuenta otros factores como la experiencia o la formación.

Formación y entrenamiento: Propiciar actividades de formación y entrenamiento que les permitan experimentar un mayor nivel de las autoevaluaciones.

Como común denominador se encuentra la generación de estilos que propicien un liderazgo transformador que le permita a tu empresa ajustarse a las necesidades que van surgiendo en el momento y que propicien el engagement con tus empleados.

Finalmente Carme Castro menciona que,

Que pasen de ser trabajadores a fans de la empresa solo se consigue seduciéndoles. Si no somos capaces de hacerlo, el principal activo de nuestra empresa, el talento de las personas que trabajan en ella, un día u otro nos abandonará.