Al igual que existen distintos modelos de negocio, también hay diferentes maneras de trabajar. Las capacidades que los empleadores buscan en quienes aplican a un trabajo son distintas a las que buscaban hace 10 años. La creatividad y la facilidad para resolver problemas son algunas de las que requieren actualmente. Una nueva metodología de trabajo es el Design Thinking.

Design Thinking requiere básicamente en las herramientas y capacidades que se tiene. Es colaborativo; se beneficia de la cooperación entre personas y distintas áreas de trabajo.

Se centra en las personas; comienza por comprender las necesidades y motivaciones de las personas.

Es experimental; aprendes de tus propios errores, y te motiva a tomar riesgos y a no plantear soluciones conservadoras.

¿Cuál es la diferencia entre un diseñador y un design thinker? El primero se centra sólo en el objeto. Y el segundo en la relación entre objetos, personas y entornos.

El Design Thinking permite mejorar espacios y entornos, objetos y procesos y sistemas y modos de organización.

La recomendación sobre cómo trabajar con dicho modelo es:

  1. Inspiración; qué problemas detecto y qué solución propongo.
  2. Ideación: proceso de desarrollo, generación y testeo (prueba) de ideas.
  3. Implementación: dirección hacia el mercado.

Hay dos maneras de pensar que también influyen en la implementación del Design Thinking. Por un lado tenemos el pensamiento convergente. Éste consiste en preguntarse qué queremos hacer, y posteriormente se procede a decidir entre una amplia gama de alternativas.

Por el otro tenemos el pensamiento divergente. Este multiplica las opciones existentes para generar más opciones.

Recibir feedback, así como evaluar el contexto de uso de nuestro producto o servicio también son partes clave en el proceso del Design Thinking.

El equipo de trabajo también es distinto al tradicional. En un equipo multidisciplinario cada quien se enfoca en su área. En Design Thinking hay interdisciplinariedad: es decir que los integrantes cruzan sus límites disciplinarios y cooperan con áreas distintas a las suyas.

Este modelo puede traer consigo más y mejores resultados debido a su enfoque y método de trabajo, por lo que si buscas mejorar tus productos que ofreces al mercado quizá debas contemplar el Design Thinking como una opción.