No cabe duda que la actividad de emprender no es una tarea fácil y menos en México. No obstante la determinación y las ganas de sobresalir de los emprendedores de este país es una cualidad muy destacable. De hecho, de acuerdo a un estudio que recientemente publicó GoDaddy, muestra que el 75% de los emprendedores volverían a intentar poner un negocio, si el primero de ellos fallase.

Para intentar obtener información más detallada de los comportamientos de las personas, en el estudio decidieron encuestar a miembros de tres generaciones diferentes: Millenials, Baby Boomers y a individuos de la generación X; contrastando varios datos y encontrando varios puntos en común.

Las entrevistas se hicieron con el fín de obtener información sobre la percepción que tienen respecto al emprendimiento y la posibilidad de ser dueños de una empresa en México. Se encontró como primer hallazgo, el hecho que la generación Millenial es la más interesada en iniciar su propia empresa. Datos, que surgieron a pesar de la alta tasa de cierre de negocios que existe en el país.

Resultados de encuestas a emprendedores

Los Millenials son los más interesados en emprender y quieren hacerlo en los próximos 3 años. Afirma GoDaddy.

Así mismo en caso de fracasar, el 75% de los encuestados mencionó que si su camino de emprender fallara, lo volverían a intentar, inclusive el 85% de ellos declaró que preferiría tener una empresa que respetara el medio ambiente, a una que no lo hiciera.

Continuando con los datos arrojados por el estudio realizado, el 86% de los Millenials considera a la tecnología como la herramienta que les ayudará a impulsar mucho más rápido su negocio e incluso atraer clientes. Mantenerse en equilibro en su vida personal y profesional, es vital, pues aseguran tener la flexibilidad necesaria en ambos sentidos de su vida; al menos así lo considera el 60% de los encuestados.

Todas estas cifras y estadísticas resultan bastante positivas, sobre todo tomando en cuenta la tendencia en el país de que el 75% de las empresas cierran en su segundo año de vida. Todo debido carente estructura de las empresas: finanzas débiles, falta de objetivos y una planeación poco eficiente. O por lo menos así lo mencionaron para el diario El Financiero diversos especialistas en el tema.

Sin embargo, el quedarse sin recursos económicos y contar con gastos, es el aspecto más fuerte para que los emprendedores claudiquen en su intento de hacer crecer su idea y finalmente terminen buscando un empleo. Este factor es un arma de doble filo pues por otro lado, esa misma necesidad de generar más ingresos económicos y obtener independencia son factores que estimulan el deseo de crear una empresa.