Impresoras 3D, una revolución industrial

Impresoras 3D, una revolución industrial | Emprendedor.Digital
Impresoras 3D, una revolución industrial | Emprendedor.Digital

 La UE toma en cuenta esta tecnología como posible re-estabilizador del sistema productivo

De la trasmisión televisiva a blanco y negro a trasladar objetos físicos por Internet o crear carne sin necesidad de matar animales por medio de la impresión aditiva o mejor conocida como impresión 3D. El proceso tecnológico de las impresoras 3D y sus posibilidades han ido evolucionado desde hace más de 20 años pasando de crear prototipos rápidos y baratos para el área industrial a incorporarse a nuestras vidas sigilosamente y sin parar.

Existen enormes ventajas con esta nueva tecnología que cuenta con la posibilidad de poder mandar una pieza a cualquier parte del mundo ya que brinda la oportunidad de personalizar cualquier producto sin necesidad de tener un stock en cualquiera de sus variantes. Podemos tomar como referencia de su aplicabilidad en la Royal Army, quien mediante la utilización de impresoras 3D imprime los drones de combate en sus fragatas para adaptarlos según el tipo de misión que se requiera o bien en el mundo de la medicina es posible fabricar piezas y brazos robóticos adaptados a las necesidades del paciente.

Y ni que decir de la magnitud del impacto que tiene la impresión 3D en la economía mundial. La UE contempla esta tecnología como la que re-estabilizara el sistema productivo, al resultar innecesaria la mano de obra barata para producir bienes de consumo. Así mismo Europa, encabezada por la iniciativa de Alemania, prevé invertir 120.000 millones de euros durante la próxima década para crear un tejido industrial basado en el apoyo a pequeñas fábricas, poco conocidas y volverlas más eficientes para que puedan competir con las grandes factorías asiáticas.

La cuestión poco favorable para los hogares es que esta herramienta está tardando en llegar y se desconoce aún si el coste será poco conveniente para impresión de objetos cotidianos de bajo coste, aunque se podría compensar en aquellos que sean caros o que estén fuera de un catálogo.

En este nuevo diseño se contempla también la vuelta a las papelerías reinventadas o re-diseñadas para brindar el servicio de impresión en tres dimensiones o poder imprimir un envío de Amazon en tiempo real.

Lo que si es seguro es que  todo lo que pueda ser diseñado, escaneado o prototipado en formato electrónico (ficheros CAD) podrá ser impreso en tres dimensiones. Por lo que sus usos seguramente se irán diversificando e incrementando cada vez más.

Los avances que ha experimentado la impresión 3D en tan poco tiempo, son solo una pequeña muestra del alcance que puede llegar a tener la tecnología. No hay tiempo que perder, estamos a nada de conseguir la “teletransportación”.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Tu nombre