Innovación y transformación digital son conceptos o palabras que están de moda. Seguramente al pensar en ello, vendrán a nuestra mente los drones, la tecnología de impresión 3D, la nanotecnología o las nuevas propuestas de electrodomésticos que nos avisarán cuándo algo se está acabando (como el caso de los refrigeradores).

Es poco probable que con respecto a este tema alguien lo relacione con un sistema para liquidar impuestos, o un estudio contable ¿o sí?. Lo cierto es que, aunque quizás pocas cosas suenen con menos ‘glamour’ que un contador, un balance o una liquidación de impuestos existe una conexión con el mundo digital.

¿Pero, qué relación hay entre la transformación digital y el mundo contable?

 

La innovación ha llegado a todos los sectores. Así pues, la transformación digital y el uso de las nuevas herramientas y tecnologías disponibles son un camino el cual no podemos ignorar.

Según un estudio de la Universidad de Oxford, el 47% de los empleos está en riesgo de ser automatizado en los próximos 10 o 20 años.

Por lo que, ante esta realidad es muy probable que un futuro cercano habrá trabajos que quizás hoy ni siquiera conocemos o imaginamos, por ejemplo: ‘experto en usabilidad’ o porqué no ‘expertos en Smart buildings’. Lo que sí es seguro es que los trabajos ‘tradicionales’ cambiarán y mucho.

Ante esto, existen dos caminos por los cuales podemos optar, el primero es la negación. Cuantas veces no hemos escuchado a personas decir con respecto a los avances tecnológicos que ‘esto no va a ser ya,’ que falta mucho tiempo para que suceda, etc.

Nuestra segunda opción consiste en abrazar las nuevas herramientas y tecnologías disponibles.

Sin embargo, con respecto a este segundo punto de «abrazar las nuevas tecnologías» no se trata de hacerlo con una especie de fanatismo religioso, pues la tecnología por sí sola no va a resolver los problemas de la humanidad. Es importante abordarla de tal forma en la que se tomen en cuenta y se piensen las enormes ventajas y potencialidades que nos ofrecen la tecnología y la innovación.

La transformación digital se ha convertido en un viaje de ida y sin retorno, por lo que los avances tecnológicos continuarán dándose en los próximos años.

Los cambios tecnológicos se dan en progresión geométrica y muchas veces sorprenden, y debemos estar preparados o al menos atentos

Aquellos que han optado por la segunda opción están comenzando a desarrollar plataformas digitales para la mejora de los procesos internos, la interface con el cliente y la experiencia del usuario.

Asimismo, han apuntando también a la retención de talento clave, ya que los jóvenes profesionales (millenials en su mayoría) son en su mayoría por naturaleza early adopters de las nuevas tecnologías. Es ahí donde se sienten más cómodos, incentivados y por ende productivos o porqué no, felices.

Esta visión no es caprichosa ni mucho menos utópica, ya en un artículo del World Economic Forum: ‘Want a job in 2025? mencionaba que,

 

«Los analistas de gestión, contadores y auditores verán un crecimiento de dos dígitos, siendo la adaptabilidad y la perspicacia de los negocios las habilidades particularmente deseables para estas funciones».

 

Adaptarnos, abrazar el cambio y, en definitiva ser mejores, es el nuevo desafío que tenemos frente a nosotros y de esa capacidad de adaptación dependerá nuestro éxito ante las nuevas tendencias en tecnología e innovación que cada vez se integran más a nuestra vida diaria y laboral.

Lee el artículo Tecnología y sus tendencias en 2017 para estar al tanto de las últimas tendencias en el 2017.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.