Emprendimiento y sus siete demonios, metafóricamente quiere decir “Los siete impedimentos para emprender en México”. El Maestro y autor Aaron Benítez nos comparte una reflexión y da un contexto de las implicaciones que tiene el emprendimiento en México y qué nos detiene o que nos impulsa a hacerlo.

Los “demonios” acerca de los que Benitez hace mención son:

Demonio #1

En este momento no existe un CEO de una macroempresa creada en México que no haya estudiado en el extranjero.

Benítez nos hace ver una cuestión del entorno actual, mencionando que efectivamente hay mentes grandiosas en el país, pero las mejores viven fuera de nuestras fronteras. Lo cual no es malo. No se trata de enfocar el asunto con miras patrioteras baratas. Si no hacer ver que actualmente el poder del conocimiento y la experiencia no recae en nuestro país México.

Demonio #2

“Nuestros empresarios más emblemáticos no inspiran”

Hay muchos buenos empresarios en Latinoamérica, el problema es que no se preocupan por inspirar a las nuevas generaciones de jóvenes y motivarlos a aterrizar esas ideas locas y volverlas productivas y eficientes. “Carecemos de líderes y empresarios carismáticos”.

Demonio #3

“Nuestros profesionistas no son profesionales”

Actualmente no se pueden generar emprendedores de clase mundial con mentalidades limitadas. Una mentalidad limitada es aquella que se prepara pasar ser o hacer una sola cosa en la vida (si estudiaste contaduría, sólo puedes ser contador el resto de los años).

No hay profesionistas integrales, que sepan adaptarse al medio. Universitarios egresados o no, que su desempeño o sus ideas no dependan de un papel o un título. Si los jóvenes se rodean de ideas revolucionarias, eventualmente se volverán pensadores revolucionarios.

Demonio #4

“Imitar una cultura es receta para el fracaso”

Un ejemplo que nos da el autor es cuando Steve Jobs, en su niñez, llamó por teléfono al señor Packard y éste tomó la llamada. Jobs pasó un verano trabajando en HP a los trece años de edad.

La cuestión es saber ¿Cuántos empresarios al día de hoy tomarían el teléfono para atender a un niño molestón que insiste en recibir ayuda para su proyecto de ciencias de la escuela?

La mentalidad de una maduración colectiva en la cual, los emprendedores generan a otros emprendedores es un proceso que en México que no se está dando.

El pensamiento de los maestros universitarios y dueños de empresas de dejar la plaza o el negocio a sus hijos junto con el poco interés en promover nuevos valores internos e ideas, es uno de los impedimentos en reinventar y dar oportunidad a nuevas ideas y por ende de impulsar el emprendimiento de nuevos prospectos.

Habiendo fracasado así en generar un modelo propio de generación de riqueza, nos hemos vuelto parte del juego que ahora se llama “Era del Emprendimiento”. La cual es una que no inventamos.

Demonio #5

“Invertimos en proyectos cuando deberíamos invertir en personas”

El enemigo siempre va a ser la inexperiencia. De muy poco sirve tener una idea muy buena sin estar fogueado en la arena del emprendimiento. Es por eso que vale más un proyecto fallido, pero un emprendedor que adquirió un nuevo conocimiento.

Emprender es la recomendación de Benítez, buscar a los talentos, cazarlos, pulirlos y soltarlos.

Demonio #6

“El síndrome del empresario serial”

El síndrome presenta en la sociedad es creer que ser emprendedor es la meta, enfermedad que poco a poco se está propagando. Debe de quedar muy en claro que ser emprendedor no es la meta. Generar valor a la sociedad lo es.

Pero cuando nos preocupamos más por crear empresas (“aunque fracasen”), estamos errando en la visión. La clave está en aportar un valor del emprendimiento a la sociedad para que siga avanzando y creciendo, juntos como sociedad.

Demonio #7

“La familia es el núcleo de la sociedad (Y lo puede ser también de los problemas)”

Esta idea de la Familia engloba un sentimiento de unidad y protección en los miembros de la misma no deja de ser relevante y con un significado importante, pero tampoco deja de ser un factor que limita la exploración de nuevos mundos y salir del entorno en búsqueda de nuevas ideas.

La propuesta final de Benítez está en ser esa persona que rompa con el dogma de la familia, salir de ese círculo y darnos cuenta que venimos a hacer cosas por los demás, a hacer cosas para nosotros, a estar bien, a emprender. No a vivir en la seguridad económica.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.